Ultracavitador de Alta Frecuencia HFC-3000

Dentro del campo de la electroestimulación existen muchos tipos de ondas además de las comúnmente conocidas. Cada tipo de onda es estudiada y diseñada para lograr mejores resultados en alguna aplicación puntual, tanto en kinesiología como así también en estética.

Toda señal ultrasónica produce el efecto de cavitación independientemente de su frecuencia. El ultracavitador GALMED modelo HFC-3000-G, es un generador de ultracavitación de alta frecuencia de 3MHZ Y 70 watts de potencia.

Fue desarrollado alrededor de un generador digital de alta estabilidad culminando en un aplicador que incorpora un transductor emisor de alta potencia. La frecuencia que genera este equipo permite la aplicación del cabezal en forma perpendicular, y de esta manera tratar zonas donde con un ultracavitador de baja frecuencia no se podría aplicar de forma segura.

Los cavitadores de baja frecuecia solo se pueden aplicar en forma perpendicular si el tejido adiposo es lo suficientemente grueso de manera que la señal no llegue a afectar órganos. En los casos que el espesor de la zona no sea lo suficientemente gruesa, es necesario aplicar el cabezal en forma oblicua atacando la zona en forma de “pliegue”.

Pero en este equipo, al ser de alta frecuencia, la profundidad de penetración es más superficial y se puede aplicar sin los recaudos necesarios en cavitadores de baja frecuencia. Posee una interfaz gráfica por medio de una pantalla LCD LED retroiluminada y en su diseño se contempló un manejo simple y predecible.

  • Utilizando una frecuencia dentro de este rango, serán destruidas las membranas o paredes celulares de los tejidos adiposos expuestos a esta señal.
  • Las células son destruidas como tales y su contenido, los triglicéridos, se fragmentaran, facilitando su consumo o eliminación por las vías naturales del cuerpo humano.

La ultracavitación se indica en el tratamiento de adiposidad localizada y celulitis en abdomen, flancos, caderas, glúteos, piernas y brazos, logrando una remodelación del contorno corporal.

Cabe destacar que nunca se aplica en grandes masas adiposas.

Como complemento se aconsejan acompañarla de una alimentación libre de grasas y reducida en carbohidratos.

Es importante que el paciente beba abundante agua antes y después de cada sesión (entre 1.5 y 2 litros diarios) y complementarlo con ejercicio físico.

No existe inflamación ni alteración de los tejidos circundantes, por lo que no será necesario tiempo de reposo tras el tratamiento. Además de no ser invasiva, permite tratar puntualmente una zona por lo que los resultados siempre serán más precisos.

El tratamiento de ultracavitación abarca de 8 a 12 sesiones, dependiendo de cada paciente y se recomienda realizarlo con intervalos de una semana a diez días a criterio del terapeuta.

Sus efectos se notaran rápidamente, aunque es recomendable 6 sesiones para analizar los resultados.